Boca solo igualó con Newell’s

0
91

El Xeneize no pasó del cero con el elenco rosarino en otro partido pobre para los de Battaglia. Cardona, Villa y Zambrano dejaron la formación titular en la previa del partido, por indisciplina.

Boca Juniors no pasó de un empate sin goles en la Bombonera, luego de caer en la fecha anterior frente a Independiente en Avellaneda, y al cabo de la 23ª fecha del campeonato de la Liga Profesional sigue afuera de los puestos de clasificación a la Libertadores 2022 por tabla anual, por lo que cada vez se le presenta como más trascendente para ese objetivo la final de Copa Argentina del 8 de diciembre en Santiago del Estero.

El primer tiempo del partido estuvo enmarcado por el misterioso accionar previo del técnico local, Sebastián Battaglia, que decidió cuatro variantes respecto del equipo anunciado para jugar este mismo partido el pasado domingo (cuando fue suspendido por la lluvia que anegó el piso de la Bombonera) y con el que practicó inclusive el último lunes.

La salida de Eros Mancuso para dejarle su lugar a Luis Advíncula no despertó las mismas sospechas que las de Edwin Cardona (entró Eduardo Salvio), Sebastián Villa (Exequiel Zeballos) y Carlos Zambrano (Lisandro López).

Los rumores no tardaron en correr a raudales por los pasillos y los palcos de prensa de la Bombonera, pero sin confirmación alguna de los protagonistas ni del propio entrenador respecto de si sucedió algo en el entrenamiento matutino mencionado.

Esa comidilla previa terminó siendo lo más atractivo del primer tiempo, ya que Boca, ni tampoco este tibio Newell’s (que ni entrenador titular tiene, ya que Adrián Taffarel es interino), abrieron ningún ítem que llamara la atención.

En el segundo tiempo, la visita insinuó mejores intenciones, pero se diluyó rápidamente.

Los castigados finalmente saltaron al campo por orden de Battaglia y en ese momento se vio lo mejor y único de Boca en ataque.

Todo terminó como había empezado en La Bombonera, con dos equipos faltos de ideas y un partido que no ofreció nada. 

Los Xeneizes ven cada vez más lejos la Libertadores.